johamsc.uta@gmail.com

Correo Electrónico: johamsc.uta@gmail.com

J. health med. sci.,
5(4):224-228, 2019.

Ectomía (εκτομη), Otomía (τομια) y Ostomía (στομ): Etimología y conceptualización clínica

Jessica Salvo1,2

1 Programa Doctorado en Ciencias Morfológicas, Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.
2 Carrera de Enfermería, Facultad de Ciencias, Universidad Mayor, Temuco, Chile.

Dirección para correspondencia:
Jessica Salvo
Programa Doctorado en Ciencias
Morfológicas Facultad de Medicina
Universidad de La Frontera
Temuco
CHILE
Email: j.salvo03@ufromail.cl

SALVO, J. Ectomy (εκτομη), Otomy (τομια) y Ostomy (στομ): Etimología y conceptualización clínica. J. health med. sci., 5(4):224-228, 2019.

 

RESUMEN: Utilizar un correcto lenguaje para el entendimiento científico en el área de salud, supone la construcción de términos significativos y con conocimiento etimológico, evitando así los errores de la comunicación clínica. La composición sufijada de etimología griega, es el principal constructo del lenguaje médico quirúrgico. El objetivo del estudio fue contribuir a la comprensión y uso de los sufijos españolizados ectomía, otomía, y ostomía en la construcción del lenguaje médico quirúrgico. Se realizó una revisión no sistemática con búsqueda abierta, en bases de datos en español y diccionarios clásicos de español y griego. Se seleccionó la conceptualización y etimología de los sufijos ectomía, otomía y ostomía. Además, se aplicó una encuesta anónima y voluntaria de asociación de conceptos y etimología griega de los tres sufijos mencionados a 46 estudiantes de tercer año de enfermería de una universidad local, quienes tenían cursadas las bases conceptuales quirúrgicas, pero sin contenido epistemológico. Un 50 % de ellos había realizado su práctica clínica en un servicio quirúrgico. Los resultados bibliográficos demostraron diferencias en la composición españolizada del sufijo otomía y ostomía, principalmente por el uso de la vocal -o- que en lengua griega presta sólo un significado de unión entre una raíz y un sufijo que comienza con consonante, por lo tanto, no traducible. La encuesta realizada a los estudiantes mostró más dificultad de asociación de términos en el grupo que aún no tiene su pasantía clínica. Para el total de los estudiantes la mayor dificultad conceptual fue con el sufijo otomía y respecto a la etimología el 100 % de ellos no la conocía. En conclusión, los sufijos otomía y ostomía podrían omitir el uso de la vocal -o- en su españolización y así disminuir el error conceptual. El aprendizaje del lenguaje científico debe regirse a un criterio uniforme, con conocimiento etimológico y aprendizaje significativo.

 

PALABRAS CLAVE: etimología, ectomía, otomía, ostomía.

INTRODUCCIÓN

 

El aprendizaje de la lengua no involucra sólo un tema de morfología y de sintaxis, sino que además, su profundidad histórica e impacto científico según la necesidad profesional y de la época en la cual fue crea- da (UANL, 1984). La adquisición de un lenguaje técnico, que permita la comunicación entre estudiantes del área de la salud con otros profesionales, es un proceso que se lleva a cabo principalmente en la formación de pregrado. Bajo este contexto, la etimología es una herramienta que facilita este proceso, ya que analiza cómo una palabra se incorpora a un idioma, su fuente, su significado y variaciones con el paso del tiempo (Lugones & Ramírez, 2015). Las dificultades en la adquisición de un lenguaje científico, pueden impedir la comprensión de una historia clínica o de la literatura médica; así mismo, puede impedir realizar un buen informe de salud, transformándose en un obstáculo para la comunicación científica y una desvaloración de la lengua clásica original (Araujo, 2017).

 

El lenguaje científico en medicina tiene cuatro etapas evolutivas sucesivas: el griego, el árabe, el latín y las lenguas modernas. La mayoría de los procedimientos compositivos de la lengua científica moderna son de origen griego y latino (Rodríguez, 1997), donde el principal proceso de formación de nuevas palabras fue por derivación; prefijada (uso de prefijo), sufijada (uso de sufijo) y parasintética (uso de ambos), más una raíz o radical. De ellos, el sufijo fue el recurso más frecuente en la construcción del lenguaje médico (Marcos, 1985), el que corresponde a una o más sílabas colocadas al final de la raíz, modificando así su sentido (Cortés & Bracero, 2011). Ejemplo de lo anterior, es la com- posición de términos en la medicina quirúrgica con los siguientes sufijos españolizados: ostomía, ectomía, otomía. Estos, más la unión de una raíz, son parte del vocabulario ocupado en intervenciones quirúrgicas como: colostomía, colectomía, colotomía, coledocostomía, coledocotomía, colecistectomía, apendicectomía, pleurotomía, toracotomía, neumonectomía, ileostomía, nefrectomía, nefrostomía, fasciotomía. En todas aquellas el sufijo indica la acción quirúrgica realizada en el respectivo órgano anatómico.


El objetivo de este trabajo fue contribuir a la mejor comprensión y uso de los sufijos españolizados ectomía, otomía, y ostomía en la construcción del lenguaje médico quirúrgico, a través de la etimología de la lengua griega y su actual conceptualización en el área clínica.


MATERIAL Y MÉTODO


Los sufijos seleccionados; ectomía (εκτομη), otomía (τομια) y ostomía (στομ), fueron analizados, en una revisión no sistemática, en base a su etimología griega y concepto de lengua española. Se consultó distintas fuentes referenciales como: diccionario etimológico griego, diccionarios médicos, diccionarios de español, y artículos científicos en las bases de da- tos en español Lilacs y Scielo. Se aplicó búsqueda abierta con los términos: etimología de lenguaje médico, sufijos griegos, ectomía, ostomía, otomía,εκτομη, τομια y στομ.


Además, se realizó una encuesta simple, voluntaria y anónima de conceptualización de los tres sufijos y conocimiento de la etimología griega de éstos. Dicha encuesta se aplicó a 46 estudiantes de enfermería de tercer año de una universidad local, quienes habían recibido bases teóricas conceptuales en las unidades correspondientes a enfermería quirúrgica, 23 de ellos estaban cursando prácticas clínicas en servicios quirúrgicos y el resto aún la tenía pendiente.


RESULTADOS


Los resultados de la búsqueda etimológica y conceptual de los términos en estudio se observan en las Tablas I, II, III. IV y V.

La encuesta mostró que de los 23 estudiantes (50 % del total) que realizaron su pasantía clínica por un servicio quirúrgico, 59 % (n=14) aplicó bien los conceptos, un 14 % de ellos no manejaba el concepto de ectomía, un 22 % el de otomía y un 5 % el de ostomía. De los estudiantes con sus pasantías clínicas pendientes (n=23), un 22 % no manejaba el concepto de ectomía, un 22 % el de otomía y un 9 % el de ostomía. Se identificó que la principal confusión de conceptos fue entre otomía y ectomía, con un 10 % del total de estudiantes. El principal error conceptual individualizado correspondió al término otomía, con un 21 % del total de los estudiantes. El 100 % (n=46) de los estudiantes no manejaba aspectos etimológicos de los sufijos.

 

DISCUSIÓN

 

Conocer la etimología de las palabras permite recordar más fácilmente y/o dar definiciones más asertivas; además, permite crear un conocimiento más significativo lo que podría facilitar la creación de relaciones más claras de los términos usados.

 

Las fallas conceptuales observadas en las en- cuestas aplicadas a los estudiantes, permiten evidenciar que este grupo podría ser propenso a los errores del entendimiento científico. Probablemente estos estudiantes responden a la definición de un concepto y no al conocimiento y análisis de la etimología. No obstante lo anterior, para los estudiantes que no han cursado asignaturas conducentes al análisis etimológico científico, pudiese ser engorro realizar la búsqueda de literatura etimológica de la lengua griega, ya que no cuentan con herramientas básicas que orienten este proceso.

 

Existen diversas opciones de consulta, Fuentes (2015) señala que tener a mano un diccionario sería un remedio adecuado contra la «ignorancia por des- conocimiento», ya que los diccionarios ofrecen definiciones como las identificadas en este estudio, pero también hay diferencias entre ellos que pueden inducir errores conceptuales y en la construcción de términos.

 

Los resultados de la encuesta de los estudiante que han tenido pasantía clínica, muestran mayor relación de los sufijos estudiados con respecto a quienes no han tenido su pasantía en un servicio de cirugía. Lo anterior, podría explicarse desde el punto de vista de la teoría del aprendizaje significativo descrito por Ausubel (2002), debido a que los últimos, tienen asociaciones de conceptos menos significativos, pues no han entablado relaciones teórico-prácticas con conocimientos nuevos y previos. Montemayor (2016), señala que este conocimiento depende de las relaciones que se establecen entre el lenguaje y el aprendizaje, el lenguaje es crucial en la conceptualización y los conceptos constituyen la base del pensamiento, razonamiento y desarrollo cognitivo.

 

Al analizar la búsqueda etimológica, se reconoce que los términos españolizados otomía y ostomía, dejan de lado el origen de la composición griega original, que corresponderían en su transliteración a tomé y stoma o stom, para las cuales las correctas interpretaciones serían corte o incisión y boca, respectivamente. El uso de la vocal -o- en lengua griega, es un conector de unión entre una raíz y un sufijo que se inicia con consonante (Cortés & Bracero), y la sufijaciónía-, en lengua griega indica una acción (Gárriga, 2013). El conector -o- no tendría una traducción literal, sin embargo, se adopta como parte de la palabra españolizada desde el siglo XIX (RANM, 2011), pudiendo esto ser un importante distractor para la confusión evidenciada entre los conceptos de la encuesta, especialmente en aquellos estudiantes que no han tenido pasantía en un servicio de cirugía. Estos últimos, relacionan la palabra ostomía por definición médica, como una apertura quirúrgica de un órgano hue- co hacia el exterior, sin hacer distinción con el concepto estoma, citado por la RAE (2017), corresponde a boca, la cual debiera adoptarse definitivamente como un término único y más claro para la zona anatómica que queda expuesta hacia el exterior como una boca. Sería más preciso y menos confuso componer el sufijo y la raíz como: colestomía, coledocoestomía, nefrestomía, por ejemplificar algunas. Para lo anterior el sufijo estoma y estomía disminuiría la confusión entre los sufijos españolizados que implican el uso de -o- como conector.


Para el caso de la construcción con el sufijo ectomía la derivación griega transliterada coincide en ektomé, con un significado de corte con extirpación, que al españolizarlo se le agrega la acción sufijada con -ía-. Este término fue el que representó menos confusión en la conceptualización otorgada por los estudiantes. Sin embargo, omitir la raíz original, produce falsos conceptos de palabras simples, cortes in- adecuados de ellas, que posteriormente se convierten en un lenguaje común. Esta situación según Díaz (2001), responde a una convención social que determina el correcto uso de la lengua, no habiendo usos buenos ni malos, sino que construcciones avaladas por hablantes con prestigio lingüístico.


En conclusión, para que una palabra científica sea coherente con su significado original, dependerá de varios factores. El aprendizaje del lenguaje médico debe ser científico, y como tal debe regirse a un criterio lógico y uniforme. Este problema sería de menor dificultad si las mallas curriculares de todas las carreras de salud dedicaran horas para dar a conocer las bases lingüísticas etimológicas de la nomenclatura médica. El caso de los sufijos españolizados ectomía, otomía y ostomía, presentan leves diferencias entre las fuentes bibliográficas citadas, que por más sutiles que parezcan, son conducente a errores conceptuales al incluir términos sin significado en la lengua española, omitiendo la raíz original, específicamente en el caso de ostomía y otomía.


AGRADECIMIENTOS


Christhopher Nicholson, profesor guía de esta revisión para la asignatura de griego científico del pro- grama de Doctorado en Ciencias Morfológicas de la Universidad de La Frontera, Temuco. Chile.

SALVO, J. Ectomy (εκτομη), otomy (τομια) and ostomy (στομ): Etymology and clinical conceptualization. J. health med. sci., 5(4):224-228, 2019.

 

 

ABSTRACT: Using the proper language for the scientific understanding in the health area, involves the development of meaningful terms with etymological knowledge, to avoid clinical communication mistakes. The suffix composition of Greek etymology is the main concept of the surgical medical language. This study aims to contribute the understanding and use of the Spanish converted suffixes: ectomía, otomía and ostomía (ectonomy, otonomy, and ostomy), in the development of surgical medical language. A non-systematical open search was made in Spanish databases and classic Spanish and Greek dictionaries. The conceptualization and etymology of the suffixes, ectonomy, otonomy, and ostomy were selected. Besides, it was applied an anonymous and voluntary survey of concept association and Greek etymology of the three mentioned suffixes to 46 students in the third year of Nursing from a local university, who had studied the conceptual surgical bases, but without epistemological content. 50% of them had conducted their clinical practice in a surgical service. The bibliographic results displayed differences in the Spanish converted composition of the suffixes otomy and ostomy, mainly for the use of the -o- vocal which in the Greek language lends only one union meaning between a root and a suffix that begins with a consonant and hence, non-translatable. The students survey displayed more term association difficulties in the group that has not their clinical internship yet. For the whole of students, the most conceptual difficulty was the suffix otomía and regarding to etymology, 100% did not know it. In conclusion, the suffixes, otomía, and ostomía could ignore the use of the vocal -o- in his Spanish conversion and thus lower the conceptual mistake. The learning of scientific language must be guided by a uniform approach, with etymological knowledge and meaningful learning.

 

KEY WORDS: etymology, ectomy, otomy, ostomy.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

  • Araujo, J. Reflexiones en torno al lenguaje médico actual, los epónimos y abreviaciones. Las razones de su existencia y los principales problemas que plantea su uso. Biosalud, 16(1):93- 104, 2017.
  • Ausubel, D. P. Adquisición y retención del conocimiento. Una pers- pectiva cognitiva. Barcelona, Paidós, 2002.
  • Cortés, G. & Bracero, J. Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico. Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2011. Disponible en: https://dicciomed.usal.es/introduccion- cientifica.
  • Díaz, J. La terminología médica: Diversidad, norma y uso. Pana- cea, 2(4):40-6, 2001.
  • Fuentes, E. El lenguaje médico en cirugía. Rev. Cubana de Cir., 54(2):177-86. 2015.
  • Gárriga, L. L. La enseñanza de etimologías grecolatinas aplicadas al ámbito científico: Una experiencia. Thamyris, n. s., 4:191-241, 2013.
  • Lugones, M. & Ramírez, M. Curioso origen y significado de la pala- bra embarazada. Rev. Cubana Obstet. Ginecol., 41(1):90-8, 2015.
  • Marcos, M. J. La terminología médica española y el griego: origen y significado de los sufijos y su aplicación a la terminología médi- ca española. Estudios Clásicos, 27(89):401-17, 1985.
  • Montemayor, B.; Herrera, I. & Soto, A. Análisis del uso de la termi- nología anatómica entre los estudiantes de la asignatura anato- mía de la licenciatura en medicina, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. Int. J. Morphol., 34 (4):1280-4, 2016.
  • Real Academia Española (RAE). Diccionario de la Real Academia Española. Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española. 2017. Disponible en: https://dirae.es/palabras/?q=ectomia.
  • Real Academia Nacional de Medicina (RANM). Diccionario de tér- minos médicos. Madrid, Panamericana, 2011. Disponible en: https://dtme.ranm.es.
  • Rodríguez, F. Los orígenes del lenguaje científico. Revista Españo- la de Lingüística, 27(2):299-315, 1997.
  • Saldaña, A. E. Manual de terminología médica, 2017. Disponible en: https://es.calameo.com/books/002758158c2538fd674f7. Universidad Autónoma Nueva León (UANL). Colección digital. Etimologías griegas y latinas del español. Monterrey, 1984. Dispo- nible en: http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1020115196/ 1020115196.html.
  • Diccionario Manual Griego. Griego Clásico – Español. VOX, 1967. Disponible en: https://www.academia.edu/10289928/ Diccionario_Vox_Griego_Clasico_Espanol?auto=download.

Comunícate con nosotros

Sitios de interés